Los beneficios de la bicicleta estática, ¡Conócelos!

Los beneficios de la bicicleta estática son de dos tipos: por un lado, los que se relacionan con la salud del propio deportista; y por el otro, a nivel práctico, pues facilitan la práctica de ejercicio a todo tipo de personas, en situaciones muy variadas. Todo ello lo tratamos en este artículo, donde enumeramos y desarrollamos cada una de dichas ventajas. ¡Toma nota!

bicicleta estática

Beneficios de la bicicleta estática para la salud

A nivel de salud, los beneficios de la bicicleta estática son muchos y muy importantes. Uno de ellos es que ocasionan menos lesiones que otros deportes, como por ejemplo el running o las disciplinas de contacto. El esfuerzo que se realiza al pedalear sobre este tipo de aparatos no es agresivo con los músculos ni con las articulaciones. Además, el desarrollo del entrenamiento es muy progresivo, lo que permite ir entrando en calor poco a poco, sin impactos bruscos.

Por ello, esta práctica se considera ‘cardio’ y uno de sus grandes beneficios es cardiovascular: mejora el sistema circulatorio, sometiendo al corazón a un esfuerzo moderado, más fácilmente asumible por todo tipo de personas. Por ello, los médicos suelen recomendar este ejercicio a quienes no tienen mucha experiencia deportiva, pues es fácil de hacer y si se realiza con control, no lleva al organismo a una situación extrema de estrés.

Por otro lado, entre los beneficios de la bicicleta estática, uno de los favoritos es adelgazar. Se trata de un ejercicio que facilita la pérdida de peso, especialmente en las primeras etapas, es decir, cuando se está muy fuera de forma y se necesita una gran combustión de calorías para deshacerse de los primeros kilos. Por ello, se trata de un deporte que genera mucha satisfacción a este tipo de usuarios.

Pero además de adelgazar, es un deporte que contribuye a la tonificación muscular una vez que se ha producido dicha pérdida de peso. A diferencia de otras prácticas deportivas aeróbicas, como caminar o correr, la bicicleta estática implica un empleo de fuerza en las piernas durante el pedaleo, de modo que el tren inferior se ve tonificado por ello.

Beneficios de la bicicleta estática a nivel práctico

Los beneficios que te pueden llevar a subirte a una bicicleta estática no solo tienen que ver con la salud, sino también con tu rutina diaria. Por ejemplo, una gran ventaja de este aparato es que siempre va a estar ahí para ti: lo podrás utilizar en cualquier momento, pues no depende en absoluto de la climatología. Llueva, nieve, refresque o sople el viento, podrás llevar a cabo tu sesión en un espacio interior adecuado: un gimnasio, tu casa, la oficina del trabajo…

Por otro lado, si lo comparamos con el ciclismo normal, el menor equipamiento requerido es otro de los beneficios de la bicicleta estática. Por ejemplo, al no haber desplazamiento espacial, no necesitarás usar casco de protección en la cabeza. Por esa misma razón, tampoco tendrás que usar luces para iluminar tu camino ni dispositivos para hacerte ver en la noche. Además, tampoco son fundamentales las zapatillas con calas, que sí resultan casi imprescindibles en el ciclismo en ruta, especialmente cuando la carretera se empina. Por tanto, con un sencillo y cómodo equipamiento de fitness o gym podrás subirte a una bicicleta estática.

Además, al tratarse de aparatos electrónicos, es posible seleccionar programas regulables a la capacidad de cada usuario: con mayor o menor resistencia, según las preferencias. Y el último de los beneficios de la bicicleta estática, pero no por ello menos interesante en los tiempos que corren: la bicicleta estática es compatible con el uso del teléfono móvil, tanto para hablar como para ver vídeos en su pantalla.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment