Carreras de obstáculos

Si el running o el atletismo en pista se te quedan pequeños, una interesante alternativa pueden ser las carreras de obstáculos, que representan un nivel superior en cuanto a exigencia, ya sea por distancia o por la acción de saltar. Pero, ¿sabes exactamente cuáles son las carreras que existen en la actualidad? ¿Y el equipamiento básico que necesitas? Este post es una aproximación a ello.

carreras con obstáculos

Carreras de obstáculos clásicas

Por carreras de obstáculos nos solemos referir a aquellas competiciones de atletismo en las que los corredores deben superar vallas de 0,914 metros en el caso de los hombres y 0,762 metros en el caso de las mujeres. La distancia más habitual es la de 3.000 metros, aunque la de 2.000 metros es también muy popular. En el primer caso, los obstáculos son 28 pasos de valla y 7 saltos de fosa, mientras que en el segundo son 18 y 5, respectivamente.

Carreras de velocidad con vallas

Conviene no confundir las mencionadas carreras de obstáculos con las de vallas. Aunque el obstáculo pueda parecer similar, hay dos grandes diferencias en cuanto al funcionamiento de la competición. La primera es la valla en sí: en el caso citado más arriba, las vallas son fijas y algunos corredores se apoyan directamente en ellas para impulsarse, mientras que en las pruebas de velocidad no son fijas y pueden caer si el atleta las toca durante el salto. La otra gran diferencia es la distancia: las pruebas de velocidad con vallas son más cortas: 60 metros (en pista cubierta), 100 metros, 110 metros y 400 metros.

Otras carreras con obstáculos

Dada la gran popularidad del running y del deporte general en nuestros días, están surgiendo pruebas que, si bien no son olímpicas, también se pueden considerar carreras con obstáculos, puesto que los participantes deben superar toda clase de dificultades para llegar a la meta en primer lugar. Son, por lo general, pruebas muy exigentes cuyos obstáculos no se limitan a las vallas, ni mucho menos: también hay alambres de espinos, barras, cuerdas verticales, etc.

Una de las más famosas a nivel internacional es la Spartan Race, con tres modalidades diferentes: la Sprint, de 5 km con 20 obstáculos, la Super, de 12 km con 25 obstáculos, y la Beast, con más de 20 km y 30 obstáculos. Otra carrera cada vez más famosa, que se celebra solo en Perú, es la Inka Challenge, con un funcionamiento parecido a la anterior.

Equipamiento en estas carreras de obstáculos

La ropa y las zapatillas de estas pruebas han de tener unas características especiales. En el caso de las primeras carreras con obstáculos a las que nos referíamos en este post, hay que tener un importante detalle en cuenta: la suela debe tener un relieve y un dibujo que garanticen el agarre y eviten resbalones, puesto que el calzado se moja en los saltos de fosa. En el caso de las carreras de vallas, el calzado puede ser más ligero y liviano, pero con tacos finos que permitan un salto más preciso.

Y por último, en las carreras extremas como la Spartan Race, se recomienda ropa de compresión que minimice el dolor de los músculos, así como camisetas térmicas en el tren superior, para proteger el cuerpo de cambios de temperatura y arañazos, pues el corredor trepa, repta, se roza con los obstáculos…

Aunque algunas de las prendas de ropa y calzado son muy técnicas y específicas, puedes darte una vuelta por la web de Décimas para conocer qué tenemos en stock en relación a las carreras de obstáculos y de vallas. ¡Encontrarás grandes ofertas todos los días del año!

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,

Leave a Comment