¿Cómo aprender defensa personal?

Cómo aprender defensa personal es un tema importante en la sociedad actual, tanto para hombres como para mujeres, de cualquier edad y en diferentes niveles. Pero es algo que hay que abordar con mucha cautela, puesto que si no se pone en práctica de forma adecuada puede acarrear más problemas que beneficios. De ahí la necesidad de recurrir a los medios adecuados para este aprendizaje, como abordamos en estas líneas.

como aprender defensa personal

Entendiendo el concepto

Antes de entrar a detallar cómo aprender defensa personal, es importante tener claro qué significa este concepto: se trata del conjunto de tácticas y técnicas destinadas a repeler un ataque. A diferencia de lo que muchos creen, no siempre conlleva episodios de lucha, pues el primer objetivo es siempre la prevención, mientras que la violencia ha de ser solo el último recurso.

Cómo aprender defensa personal: varias vías

Ahora sí, toca repasar brevemente cómo aprender defensa personal, es decir, cuáles son las vías que pueden ser de utilidad en ello. Estas son las tres principales, sin ánimo de descartar otras que aquí no recogemos:

  • El autoaprendizaje: es decir, aquel que se adquiere por medio de tutoriales en vídeo o impresos en libros, principalmente. Se trata de un método que puede ser muy económico, pero difícilmente aportará una enseñanza profunda. De hecho, carece de un aspecto básico, como es la personalización del método, pues no todas las personas tienen las mismas capacidades físicas y psíquicas
  • Las clases grupales de artes marciales: se trata de una de las vías más difundidas. Cabe recordar que las artes marciales, más allá de ser consideradas un deporte y una tradición oriental, son también técnicas de combate que se pueden emplear para repeler ataques. Karate o Jiu-Jitsu son algunas de las disciplinas más famosas. El trato es, lógicamente más personalizado, aunque al formar parte de un grupo más grande hay ciertas limitaciones. Por otro lado, se trata de una enseñanza parcial: solo se abordan las técnicas y tácticas de una determinada arte marcial, sin tener en cuenta otras que pueden ser útiles ni abordar ámbitos extradeportivos que deben conocerse en el caso de recibir un ataque personal
  • Cursos especializados en defensa personal, con monitores formados al efecto: son los más completos y los más adecuados, en grupos reducidos o incluso por medio de clases individuales. A menudo los ofrecen ayuntamientos, asociaciones o instituciones públicas y en muchos casos van dirigidos a mujeres. Sus ventajas son claras: preparación extradeportiva amplia, enseñanza de diferentes técnicas sin reducirse solo a un arte marcial y trato muy personalizado.

Aspectos que entran en juego en este proceso de aprendizaje

De las tres vías que hemos mencionado acerca de cómo aprender defensa personal, nos quedamos con esta última pues aborda temas que van mucho más allá del combate físico. En primer lugar, se suelen dar consejos prácticos tendentes a evitar dicho conflicto, como por ejemplo técnicas de escapatoria, el factor sorpresa o incluso el uso del lenguaje oral y el corporal. Por otro lado, un especialista de este tipo puede orientar en torno a los límites legales de la violencia en defensa propia.

Y para situaciones en las que la violencia se desencadene, en estos cursos se enseñan movimientos, llaves, bloqueos, golpes y otros recursos que pueden ser fundamentales para la supervivencia, además de dar consejos sobre el autocontrol psicológico en estas situaciones. También pueden orientar sobre la conveniencia o no del uso de herramientas de defensa, como puede ser el famoso gas pimienta.

Por todo ello, si de verdad quieres saber cómo aprender defensa personal en tu localidad, te recomendamos acudir a los servicios de atención al ciudadano de tu área.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment