CONSEJOS PARA EMPEZAR A CORRER

El runnnig es uno de los deportes más completo, además de tener grandes ventajas: es económico, no sujeto a horarios y practicable en cualquier lugar. Pero sabemos que empezar a correr puede ser más costoso de lo que parece. Hasta que no cojas ritmo y algo de fondo puede parecer inalcanzable eso de correr más de media hora seguida… ¡No desistas! Si tienes verdaderas ganas de hacer deporte y te has marcado el objetivo de estar en forma solo necesitas algunos consejos para empezar tus entrenamientos y en Décimas te damos algunos:

 

empezar a correr

 

Antes de empezar a correr equípate adecuadamente

Antes de empezar a correr debes asegurarte de que dispones del material adecuado. No solo pones en riesgo tu salud (por ejemplo, calzando zapatillas que no son adecuadas para este deporte), también puedes acabar desmotivándote si no te sientes cómodo y abandonar tu propósito de ponerte en forma.

No hace falta realizar un gran desembolso para equiparte adecuadamente, pero sí debes tener en cuenta que donde debes invertir más es en las zapatillas. Si vas a empezar a correr desde 0, es decir, carreras cortas y con un ritmo normal, hay una gran variedad de zapatillas de running de hombre y zapatillas running de mujer a precios asequibles que cumplen con todas las características necesarias para amortiguar la pisada y brindarle el máximo confort al pie.

Para conocer más sobre la importancia de las zapatillas para empezar a correr o si no sabes cómo elegirlas te recomendamos leer este artículo.

Por otro lado, unas mallas o short especiales para correr te ayudarán a mantener el músculo bien sujeto a la vez que te dará libertad de movimiento. Al correr golpeamos el suelo repetidas veces y un atuendo inadecuado hará que estemos incómodos o incluso frenará el ritmo en la carrera.

Además, prendas como cortavientos, tops deportivos para mujer y camisetas técnicas favorecerán sentirnos ligeros a la vez que protegidos de la temperatura y la humedad.

 

zapatillas running para empezar a correr

 

Dónde y cuándo empezar a correr

Ya adelantábamos al principio que una de las grandes ventajas que tiene el running frente a otros deportes es que no está sujeto a horarios ni a una localización, por lo que ya no hay excusa para empezar a correr.

Sin embargo, es cierto que algunos terrenos son más aconsejables que otros. Debido a que el running es un deporte en el que nuestros músculos, ligamentos y tendones sufren el impacto de cada zancada es recomendable evitar los terrenos duros en la medida de lo posible. Si por ejemplo tienes un parque, sendero o pista de atletismo cerca es preferible correr por este tipo de superficies antes que por asfalto o aceras. Y es que estas últimas son mucho más duras y por tanto menos saludables para nuestro cuerpo. Si finalmente optas por correr por ciudad puedes contrarrestar estos efectos con unas zapatillas de running con extra de amortiguación.

En cuanto al horario también hay quienes recomiendan algunas horas del día, pero lo cierto es que no hay una respuesta correcta, y menos para empezar a correr (para corredores de alto rendimiento suele buscarse horarios muy específicos a nivel fisiológico). En realidad cada horario tiene ventajas y desventajas. Por ejemplo, entrenar por la mañana hace menos probable que finalmente canceles el entrenamiento por otros planes. Además, correr da energía, por lo que empiezas el día con más vitalidad. Por la tarde liberarás el estrés acumulado durante la jornada.

Momento clave: el calentamiento

El calentamiento es un momento clave y muy importante antes de empezar a realizar cualquier ejercicio, y aún más si vas a empezar a correr desde 0. Nuestro cuerpo no está acostumbrado al ejercicio y menos a los movimientos específicos del running.

Por tanto, empieza siempre tomándote un buen rato para calentar bien todas las partes de tu cuerpo, con especial atención en tobillos, rodillas y cadera.

Respiración y ritmo

Uno de los principales motivos por lo que muchas personas que quieren empezar a correr abandonan su objetivo al poco de empezar es que no controlan la respiración. Además, en ocasiones nos marcamos objetivos imposibles en el corto plazo.

No conviene obsesionarse con la respiración, simplemente respira con normalidad y a un ritmo cómodo y natural. Tu cuerpo te pedirá las inhalaciones y exhalaciones que necesita. Cuando ya lleves varios entrenamientos sí puedes empezar a controlar poco a poco la respiración para mejorar el rendimiento de tus carreras. Se recomienda respiraciones largas y no muy profundas.

No olvides que para la gran mayoría conseguir un buen ritmo es cuestión de semanas. Para empezar a correr es recomendable optar por combinar tramos de carrera continua con tramos de caminata. Si vas alternando ambas poco a poco verás como te va costando menos alargar los periodos en los que estás en carrera. Opta por ir alargando el tiempo que corres e ir disminuyendo el tiempo que caminas en cada entrenamiento.

Alimentación y descanso

Muchos queremos empezar a correr con el objetivo de bajar de peso, pero no olvides que ahora tu cuerpo necesitará un extra de energía.

Los carbohidratos son los aliados de un corredor. Contienen los nutrientes importantes para poder rendir en los entrenamientos y poder recuperarnos bien para el siguiente. Por ejemplo: cereales, avena, pasta, arroz… y por supuesto, verduras y legumbres.

En cuanto al descanso tiene que ser una parte fundamental de tu plan de entrenamiento. Sobre todo cuando empezamos a correr, ya que nuestros músculos y ligamentos no están acostumbrados a tanta actividad física. Correr todos los días no es aconsejable para empezar a correr. Debemos dejar intervalos de descanso de algunos días o practicar otro tipo de ejercicio durante estos días intermedios, como ejercicios de sentadillas, zancada y un poco de pesas. No solo descansas la musculatura que utilizas cuando corres, además coges fuerza para poder poco a poco rendir mejor en las carreras y aguantar mucho más tiempo.

desayuno para empezar a correr

Otros consejos para empezar a correr

Lo más importante para no abandonar tu objetivo de convertirte en un “runner” es mantener la motivación. Y esto es precisamente lo que más cuesta a los principiantes. Algunos trucos para no perder esas ganas del principio son los siguientes:

  • Escucha música. Normalmente la música durante el entrenamiento nos da energía y además hace mucho más amena la carrera. El tipo de música dependerá del gusto de cada uno, pero es recomendable escuchar música con ritmo, que sea animada y que nos motive.
  • Cambia la ruta. Es normal que nos acabe dando algo de pereza salir a correr si siempre realizamos la misma ruta. Si el lugar donde corres te da la posibilidad de poder realizar modificaciones prueba a hacerlo.
  • Marca objetivos. Conforme vayas cogiendo un poco de fondo marca objetivos para ir progresando. Por ejemplo, correr algunos minutos más que el día anterior o un poco más rápido.
  • Los progresos de cada persona son distintos. No te compares con el resto de corredores noveles, cada uno tiene su ritmo.

¡El deporte es algo fundamental para la salud! Esperamos que estos consejos te hayan servido de ayuda y recuerda… ¡El gran secreto para empezar a correr es la constancia!

Be Sociable, Share!

3 comentarios

  • Vomero 12
    29 noviembre, 2016 en 19:11

    mucha gente dice que es aburrido, pero con sólo escuchar música se te pasa el tiempo volando!!

    Saludos!

    • Décimas
      Décimas
      16 diciembre, 2016 en 12:59

      Hola,
      ¡Toda la razón! Muchas gracias por compartir tu comentario con nosotros. Esperamos que mucha gente se anime a correr 🙂 Saludos

  • Bellicius
    14 septiembre, 2018 en 11:29

    Yo llevo un tiempo haciéndolo y la verdad que merece la pena, tengo 36 años y me quiero mantener en forma para envejecer bien!

    Saludos!

Leave a Comment