Consejos para volver a correr después de las vacaciones

Lo ideal durante las vacaciones es no parar drásticamente el entrenamiento. Sin embargo muchos nos relajamos y cuando regresamos volver a correr puede hacerse un poco cuesta arriba. ¡No te desanimes! Te damos algunos consejos para que retomar tu rutina deportiva sea más fácil.

Quítale el polvo a tus zapatillas de running y busca música que te motive. Es hora de sudar los excesos de tus vacaciones.

 

volver a correr después de vacaciones

El consejo básico para volver a correr

Podríamos decir que el gran consejo es que te lo tomes con calma: sin pausa, pero sin prisa. Y es que volver a correr después de haber estado muchos días sin actividad física puede ser frustrante. Incluso puede llegarte a parecer que estás empezando de 0, pero verás que en pocas sesiones vuelves a estar en la misma forma física que antes.

Lo mejor será que cuentes con que será un poco más duro que cuando lo dejaste. El ritmo y los tiempos variarán según lo largas que hayan sido tus vacaciones y en qué hayan consistido. No es lo mismo haber estado tumbado en la playa que haber disfrutado de unas vacaciones de aventura en la montaña.

Volver a correr es cuestión de un poco de paciencia. Con algo de constancia y empeño en unas semanas estarás moviéndote en los mismos tiempos.

Cuatro consejos para que volver a correr sea más fácil

¿Ya estás preparado? Toma nota de algunos consejos para que volver a correr sea algo más fácil:

  1. Empieza por distancias cortas. No intentes el primer día correr los mismos kilómetros que hiciste en tu último entrenamiento. De hacerlo, posiblemente no llegarás, te sentirás frustrado y con ganas de tirar la toalla. Empieza con 4 o 5 km y vete incrementando cada semana un poco. Nadie conoce mejor tu cuerpo que tú, sabrás con cuánta rapidez puedes incrementar la carrera.
  2. Respeta los días de descanso. Quizás quieras recuperar la forma física o tu fondo demasiado rápido. No por no descansar lo vas a conseguir antes. Lo mejor para volver a correr es que hagas entrenamientos completos y dejes días de descanso entre ellos. Si eres de los que no puede parar, haz descanso activo. Por ejemplo, un poco de natación suave.
  3. No olvides los trabajos de fuerza. Para volver a correr como antes tus músculos tienen que estar preparados. Incluye algunos ejercicios que trabajen la fuerza para que la recuperación sea plena.
  4. ¡Busca compañía! Volver a correr es sin duda mucho más fácil si corres con algún amigo o amiga que marque un poco el ritmo. Así podrás asegurarte de comprometerte y vencer la desgana del primer mes.

Y por último para volver a correr…

Si el calentamiento y el estiramiento son siempre importantes, tras las vacaciones debes prestarles una atención aún mayor.

Para evitar lesiones y que la vuelta al entrenamiento sea saludable procura que antes de empezar dediques al menos 15 minutos de calentamiento. Asimismo, después de entrenar realiza una tabla de estiramientos.

 

A pesar de todo volver a correr te traerá esas sensaciones gratificantes que pronto te volverán a enganchar. ¡A por todas!

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment