Cómo correr con calor

Llegan los meses de verano y con ellos las altas temperaturas. Después de meses corriendo con la brisa del otoño y del invierno, ahora nos topamos con un sol intenso y un aire caliente. Todos estos factores hacen que correr con calor nos provoque un sobre-esfuerzo que no hay que tomárselo a la ligera.

Sin embargo, con la llegada del verano, cada vez son más los corredores que prefieren quedarse en casa. El calor es una de las razones más potentes por las que un runner puede rechazar la idea de salir a correr. Pero lo cierto es que, si eres de los que piensan así, ya se te han acabado las excusas para correr en verano.

Con todo esto, y en vistas de no sufrir ningún tipo de contratiempo, es muy importante elegir el equipamiento adecuado. Debe de ser ropa adaptada a las exigencias y climatología, además de  cómoda, que te permita hacer ejercicio sin limitaciones. Para ello, precisaremos de la mejor ropa running para hombre y ropa running para mujer.

Además, imprescindible no olvidarse del uso de zapatillas de running hombre y zapatillas de running mujer específicas para prevenir lesiones.

 

correr con calor

 

Ventajas e inconvenientes de correr con calor

Entramos en una época en la que los termómetros no van a dejar de subir. Es el momento de aprovecharlo. Correr con calor tiene beneficios para el cuerpo de un runner que es importante tener en cuenta a la hora de entrenar. Sin embargo, las altas temperaturas también conllevan una serie de riesgos que es importante que conozcas para tratar de evitarlos en la medida de lo posible.

  • Ventajas:
    • Mayor disponibilidad de tiempo. Correr con calor va unido a mayores horas de sol que tenemos gracias al cambio de estación y de horario. Por tanto tendrás más tiempo para poder salir a correr sin la excusa de la oscuridad o de que hace frío. Los días más largos favorecen la práctica deportiva.
    • Incremento de Vitamina D. Los rayos del sol benefician tu salud al potenciar el incremento de vitamina D y de melanina en el cuerpo. Una exposición moderada al sol beneficia la unión entre salud y deporte.
    • Mayor rendimiento deportivo. Correr con calor mejora el rendimiento del cuerpo de un deportista. Cuando hace calor, la disponibilidad de oxígeno es menor. Por ese motivo se necesitan una cantidad mayor de glóbulos rojos que hacen que se transporte mayor cantidad de oxígeno a los músculos. De esta forma, se consigue aumentar la resistencia física y ser menos proclives a caer en la fatiga.
    • Menor riesgo de lesiones. Cuando hace frío, los músculos tardan más tiempo en entrar en calor por lo que necesitamos hacer un buen calentamiento para poner a punto el cuerpo. Al correr en verano, en cambio, los músculos sufren menos para entrar en acción debido a las altas temperaturas y existe un menor riesgo de lesionarse.

  • Inconvenientes:
    • Deshidratación. Cuando corres en verano, con las altas temperaturas, el cuerpo necesita una mayor cantidad de agua que el resto del año para reponerse del gasto efectuado durante el ejercicio. Por ello, es fundamental estar bien hidratado antes, durante y después del entrenamiento.
    • Calambres. La pérdida de líquidos que sufre el cuerpo tiene como consecuencia, si no son repuestos, la posibilidad de padecer calambres. Para evitarlo con una correcta hidratación es más que suficiente.
    • Golpe de calor. La deshidratación y un esfuerzo extremo dañan la capacidad del cuerpo para mantener una temperatura óptima. Por ello, importante no correr con calor hasta no haberse aclimatado, y mantenerse bien hidratado.

 

correr con calor

 

Consejos para correr con calor

Aunque todavía no ha empezado el verano de manera oficial, ya estamos casi en junio y el calor ya ha llegado con fuerza a nuestras ciudades. El running continúa estando presente en nuestra rutina diaria, y encima con la primavera hemos cogido cierto punto de formar y tenemos más ganas de salir que nunca. Pero correr con calor puede poner en peligro nuestra salud. Como runner que eres, al correr en verano tienes que poner un especial cuidado. Por ello, desde aquí os proponemos unos consejos para seguir disfrutando del running sin adversidades.

  • Elige bien la hora a la que salgas. Las temperaturas al amanecer son mucho más suaves y es uno de los mejores momentos para empezar el día. Aunque por suerte para ti los días son más largos, así que al correr en verano a partir de las 20 horas también puedes realizar un buen entrenamiento.
  • Planifica tu recorrido. Ten una idea aproximada de por dónde vas a realizar tu entrenamiento e intenta que sea cerca de alguna fuente de tu ciudad. También intenta evitar el sol al máximo, sobre todo si sales a entrenar a horas con una fuerte exposición de este. Aunque tengas la crema, la ropa adecuada, y tu sistema de hidratación ir por la sombra nos evitara sustos, además que correremos más a gusto.
  • Hidrátate. Indispensable llevar una botella de agua o una bebida isotónica siempre contigo. Bebe antes, durante y después de correr con calor.
  • Elige la ropa adecuada. Para correr con calor, intenta evitar ropa que sea ceñida, y de colores oscuros. Importante llevar ropa transpirable, fresca y que sea ancha para tener una mejor transpiración. También puedes salir con gorra si hace mucho sol, ya que aislara la cabeza de los rayos de sol directos y evitaremos que se caliente esta, además que nos protegerá los ojos del sudor.
  • No te olvides de la crema. La protección solar será uno de nuestros mejores amigos en verano, nunca olvides la protección de la piel.
  • No te duches de inmediato. Al final de tu entrenamiento, deja que la temperatura corporal de tu cuerpo baje cuando termines de entrenar. Mójate un poco y toma una bebida para retomar fuerzas.
  • Come mucha fruta. Recomendable que, como deportista que eres, y al correr en verano, incluyas en tu dieta fruta como la sandía o el melón que aportan esa hidratación extra. Son alimentos frescos que ayudan a que no pases un calor excesivo.
  • Si notas un golpe de calor, PARA. Cualquier corredor debe ser capaz de reconocer los síntomas de un golpe de calor (nauseas, vértigos, dolores de cabeza, cansancio extremo o desorientación entre otros). En cuanto notes alguno de estos, debes pararte y buscar una sombra.

 

Nuevamente, esperamos que este post te haya servido para no abandonar tu objetivo, incluso con la llegada de las altas temperaturas y las distracciones del verano. Por ello, tienes dos opciones: puedes elegir entre tirar la toalla o usarla para secar tu sudor en la meta.
Be Sociable, Share!
Etiquetas: , ,

Leave a Comment