Correr con pulsómetro

Cada vez son más las personas que se animan a ejercitarse y se unen a la moda del running. Con ello, conocer nuestras pulsaciones permite conocernos mejor y mejorar como deportistas. Correr con pulsómetro nos permitirá aprovechar mejor el entrenamiento: organizarlo, programarlo y obtener mayores resultados. Son indicativas de nuestra condición física, muy útil si queremos prevenir el sobre-entrenamiento, augurar nuestro tiempo de recuperación muscular o determinar si padecemos alguna anomalía cardiovascular.

Es, sin duda, una de las herramientas de la actualidad que con mayor facilidad nos cuantifica la intensidad del ejercicio físico que estamos realizando. Un pulsómetro mide nuestra frecuencia cardíaca, establece diferentes zonas de intensidad en relación a nuestras condiciones físicas y nos permite conocer datos precisos sobre nuestro consumo de calorías. La mayoría de los dispositivos incluyen además muchas otras facilidades que nos van a permitir mejorar mucho nuestro rendimiento.

Si todavía te estás planteando si conviene correr con pulsómetro, desde aquí vamos a aclararte cómo utilizarlo y las ventajas que su uso presenta. Sin embargo, si queremos que nuestro objetivo no se venga abajo, no podemos dejar pasar la importancia de la elección de unas adecuadas zapatillas running hombre y zapatillas running mujer.

 

correr con pulsómetro

 

Cómo correr con pulsómetro

Muchos corredores piensan que para entrenar más profesionalmente es necesario correr con pulsómetro. Si bien no te asegura obtener buenos resultados, su uso puede ayudarte a hacerlo dentro de las zonas indicadas para maximizar los beneficios específicos de cada sesión y así evitar tanto agotamiento excesivo como correr más rápido de lo deberías. Sin embargo,  todavía hay runners que desconocen cómo hacer un uso efectivo de estos dispositivos. Por ello, os lo vamos a explicar de forma detallada:

  1. Debes empezar conociendo cuál es tu frecuencia cardíaca máxima haciendo una prueba de esfuerzo. Lo primero que debes hacer es calentar bastante bien tus músculos y luego comenzar a hacer ejercicio intenso y cardiovascular durante cinco minutos. Lo esencial es que cuando te acerques al final del tiempo entregues todo tu esfuerzo en hacer el ejercicio de la manera más rápida e intensa posible. Justo cuando termines, mide tus pulsaciones y la cantidad de latidos durante un minuto será tu frecuencia cardíaca máxima.
  2. Una vez que sepas cuál es tu frecuencia cardíaca máxima, puedes conocer qué tipo de entrenamiento necesitas para trabajar según la resistencia de tu corazón. Por ejemplo:
  • Si tu frecuencia cardíaca está entre 65 y 75 debes trabajar con tu pulsómetro en base a mejorar tu capacidad aeróbica y ganar resistencia.
  • Si tu máxima está entre 15 y 85, el entrenamiento también sugiere ganar resistencia pero se puede orientar a fortalecer más los músculos.
  1. Para correr con pulsómetro, es importante estar siempre atento a la información. Los números que verás en la pantalla equivalen a la evolución del ritmo de los latidos de tu corazón durante el entrenamiento. En días de entrenamiento duro, recomendable entrenar a un ritmo que no supere el 85% de tu máximo rendimiento cardíaco. En días de entrenamiento de descanso, lo ideal sería no superar el 70% de tu máximo rendimiento cardíaco.
  2. Es bueno que anotes los resultados de cada sesión de ejercicios. Esto te permitirá comparar cómo ha sido el esfuerzo y el comportamiento de tu corazón durante semanas. Además, te ofrecerá una demostración de cómo ha ido mejorando tu capacidad aeróbica con el entrenamiento realizado.
  3. Para que uno pueda ejercitarse cada día más, teniendo mayor resistencia y una frecuencia cardíaca más baja, es necesario que diariamente vayas exigiendo más esfuerzo a tu cuerpo sin sobrepasar el 90% de tu frecuencia máxima. Así que es importante que, si bien el pulsómetro no está indicando que nuestro corazón está a tope, tengas la consideración de no exceder en el esfuerzo. El rendimiento se gana poco a poco y el pulsómetro te llevará a eso.
  4. Una manera de correr con pulsómetro y comprobar que lo estás utilizando bien y a favor de tu frecuencia cardíaca es la siguiente. Realiza un entrenamiento de rutina, como correr dos kilómetros. Anota el tiempo y la frecuencia cardíaca después del ejercicio. Después de un mes, repite la prueba. Lo ideal sería realizarla en la misma cantidad de tiempo, con el mismo esfuerzo y que los resultados muestren una frecuencia cardíaca menor.

 

correr con pulsómetro

 

Ventajas y beneficios de correr con pulsómetro

Cada día es más frecuente ver a un buen número de runners con un pulsómetro en la muñeca o en el brazo. Se ha popularizado tanto esta herramienta tecnológica que lo raro es no poseerla. Tanto si eres un profesional, como si estás empezando en el mundillo, el pulsómetro es un complemento fundamental para conocer mejor tus fortalezas y debilidades. Si aun así sigues sin estar del todo convencido, a continuación te ofrecemos una serie de razones para comprar uno o sacarle mayor partido al que ya tengas:

  • Te ayudará a medir y registrar tu frecuencia cardíaca de manera instantánea, de forma que puedas controlar tu intensidad cada minuto.
  • Puedes controlar tu estado de forma y ver como mejoras en cada entrenamiento, así como ver si nos estamos pasando de intensidad mediante el control de la frecuencia cardíaca.
  • Cuando sales a correr con pulsómetro descubres que es muy fácil controlar tu entrenamiento y tu evolución. Resulta muy motivador ver cómo vamos mejorando, competir contra uno mismo y alcanzar las metas.
  • Te permitirá tener un entrenamiento más individualizado y con mayor rendimiento.
  • Al correr con pulsómetro, entrenarás de manera más segura.
  • Lograrás tus objetivos con mayor rapidez. Un pulsómetro funciona como un entrenador personal, te acompaña y te guía a través de los entrenamientos. La información relativa a las pulsaciones, la intensidad y la distancia ayuda a alcanzar las metas con mayor facilidad.
  • Correr con pulsómetro te permitirá descubrir el número de calorías quemadas. Aunque en principio debería importarte más el hecho de alcanzar tus objetivos previamente fijados que el simple hecho de quemar un determinado número de calorías, el pulsómetro es una herramienta ideal para conocer con bastante exactitud las calorías quemadas durante el ejercicio físico.
  • Podrás llevar un estilo de vida más saludable.

 

Nuevamente, esperamos que este post te haya servido para resolver aquellas dudas que tuvieras y haberte ayudado un poco más a alcanzar tu objetivo. Y, para terminar, queremos dejarte un mensaje de motivación: ¡La diferencia entre lo imposible y lo posible reside en la determinación personal!
Be Sociable, Share!
Etiquetas: , ,

Leave a Comment