Correr para adelgazar ¡Todo lo que debes hacer!

correr para adelgazar

Correr para adelgazar es uno de los grandes alicientes para los runners, especialmente para los que se inician en el deporte o los que se pasan a esta modalidad procedentes de otras actividades menos ‘quemagrasas’. Y para que no corras a lo loco sin lograr tus objetivos, aquí te damos algunos consejos que te ayudarán en tu propósito de perder peso. ¡Estamos seguros de que lo conseguirás!

Correr para adelgazar: lo que debes hacer

Si vas a correr para adelgazar, tendrás que adaptar algunos de tus hábitos y también tu equipamiento deportivo. Lo básico es aumentar el número de kilómetros de tus sesiones, y para ello necesitarás invertir algo más de dinero en tus zapatillas, por una razón: el calzado, como los neumáticos, acaba deteriorándose cuando se supera una determinada cifra de kilómetros. Aumentar kilometraje es sinónimo de aumentar tiempo, por lo que puedes tomar como referencia la duración de tu sesión, si te es más cómodo.

Si no quieres aumentar ni el tiempo ni la distancia recorrida en tu entrenamiento, puedes optar por aumentar la intensidad del mismo, pues también estarás sometiendo a tu cuerpo a un esfuerzo mayor, por lo que quemará calorías más rápidamente. Y si te animas, puedes aumentar tiempo y aumentar intensidad a la vez: es una ecuación perfecta a la hora de correr para adelgazar más rápidamente.

Otro interesante consejo es variar los ejercicios: no solo debes hacer tiradas largas, pues tu cuerpo acabará por acostumbrarse al esfuerzo y dosificar su gasto energético. Has de alternar ejercicios de fuerza con otros de resistencia, unos explosivos con otros más tendidos y prolongados… Y si vas a añadir trabajo de musculación anaeróbico en tu rutina de entrenamiento, hazlo antes de correr o de trabajar aeróbicamente.

Por otro lado, te recomendamos seguir un plan u hoja de ruta, con objetivos periódicos (semanales, mensuales…). Puedes consultar la balanza cada cierto tiempo para comprobar tus progresos en la pérdida de peso. Y a la hora de organizar tu plan y analizar tu rendimiento en la sesión, te ayudarán las aplicaciones para smartphone actuales. En ese caso, te convendrá comprar una funda para móvil y una riñonera como las que vendemos en la web de Décimas.

 

Correr para adelgazar: lo que no debes hacer

Los consejos no acaban ahí: también conviene recordar lo que no se debe hacer en un plan de adelgazamiento por medio del running. En primer lugar, descuidar la alimentación. Es un error confiarse y comer ‘a demanda’ de lo que pida tu cuerpo, pensando que la quema extra de calorías lo compensará. No hace falta que te sometas a una dieta estricta, sino simplemente comer de manera inteligente, prescindiendo de alimentos muy calóricos en cenas, repartiendo las porciones en 5 comidas diarias, aprovechando la ventana metabólica tras los entrenamientos…

Otro aspecto a no descuidar es el sueño: contrariamente a lo que piensan muchas personas, dormir poco no ayuda a adelgazar. Estar bien descansado te permitirá rendir mejor en cada sesión y en cada entrenamiento.

Por último, no te desanimes si notas que pierdes menos kilos con el paso del tiempo: no solo tu cuerpo se habrá acostumbrado al ejercicio, que es algo bueno en sí mismo, sino que querrá decir que ya casi no tendrás grasa que perder. ¡Te estarás acercando a tu peso ideal!

Y recuerda que si quieres correr para adelgazar, no debes llevar tu cuerpo a situaciones límite: busca el consejo de entrenadores personales, nutricionistas y otros especialistas relacionados. Y para el equipamiento deportivo, ¡confía en Décimas!

Be Sociable, Share!

Leave a Comment