Ejercicios en el agua: ventajas y ejemplos

La natación no es el único deporte que se puede practicar en una piscina. También se pueden realizar numerosos ejercicios en el agua, que en muchos casos son similares a los haces en el gimnasio. Pero en este espacio, multiplican sus efectos y sus beneficios, por lo que han dado lugar a una nueva disciplina: el aquagym. ¡Te convencerás de las ventajas de incluirlos en tu rutina semanal de entrenamiento!

Ejercicios en el agua

Ventajas de los ejercicios en el agua

Una de las grandes ventajas de los ejercicios en el agua es que apenas suponen impacto, gracias la capacidad de flotar de nuestro cuerpo. Por esto se recurre a ellos en deportistas que están comenzando su recuperación tras una lesión u operación: el riesgo de recaída es mucho menor que en otros ejercicios de impacto, como el running o las máquinas de gimnasio.

No menos interesante es la resistencia que ejerce el agua: es mucho mayor que la que ejerce el aire, por lo que para completar un ejercicio es necesario aplicar mayor fuerza. Eso supone un esfuerzo extra con un efecto similar al de los chalecos de peso o las muñequeras de peso, aumentando así la capacidad física.

Otro aspecto muy interesante es la capacidad que tienen estos ejercicios para tonificar la figura: suponen una gran quema de calorías y una musculación moderada, proporcionada y de resultados muy naturales.

También cabe recordar que los ejercicios en el agua están al alcance de todos: cualquiera puede configurar una rutina adaptada a sus capacidades, pues para hacer muchos de estos ejercicios no hace falta saber nadar, al no producirse inmersión en la zona honda de la piscina.

Y por último, el equipamiento necesario es muy fácil de conseguir. En Decimas.es encontrarás los artículos básicos e imprescindibles, como bañador, gafas de natación, gorro, toalla y chanclas. Y los complementos más especiales, como churros, anillas o pullboys suelen estar disponibles en las piscinas de los polideportivos donde se practica este deporte.

Ejercicios que pueden formar parte de tu rutina

Hay una gran variedad de ejercicios en el agua, unos más exigentes que otros, por lo que siempre podrás hacer una rutina adaptada a tu capacidad. Estos son algunos ejemplos que pueden formar parte de ella:

  • Carrera bajo el agua: tan sencillo como suena, pero dentro del agua, sumergiendo el cuerpo hasta la altura del vientre. Se puede realizar en el sitio durante unos minutos, lo cual será suficiente para descubrir que correr aquí es mucho más fatigoso que en el exterior.
  • Saltos: otro ejercicio que abruma por su simplicidad… pero también por su efectividad. De pie y cubiertos hasta el vientre, solo tendrás que realizar series de saltos con, por ejemplo, 10 repeticiones cada una
  • Rodillas al pecho: se puede hacer con el cuerpo bastante sumergido, por ejemplo hasta el pecho o el cuello. Se han de elevar las dos rodillas hasta casi alcanzar el pecho, al mismo tiempo que se han de bajar los brazos en dirección al fondo de la piscina. Por ello, es uno de los más completos ejercicios en el agua. Series de 10 repeticiones puede ser una buena elección
  • Patadas bajo el agua: como si de un golpeo de fútbol se tratara, hay que elevar una pierna hasta la altura de la cintura y en posición estirada. Con series de 10 repeticiones, alternando las piernas
  • Tijera: flotando boca arriba, con los brazos en forma de cruz y las piernas estiradas, se han de realizar movimientos entrecruzados de las piernas, en series de 15 ó 20 repeticiones
  • Churro-comba: como si de una comba se tratara, has de saltar por encima del churro dentro del agua, ejercitando así el tren inferior y el exterior
Be Sociable, Share!

Leave a Comment