¿Qué es el entrenamiento funcional?

El entrenamiento funcional no es algo nuevo, pero sí se ha recuperado en los últimos años por sus beneficios para la salud y por su ayuda a la mejora del rendimiento. Pero, ¿sabemos exactamente en qué consiste? En estas líneas te lo explicamos para que valores la posibilidad de incluirlo en tu programa de preparación.

entrenamiento funcional

Entrenamiento funcional: completo y práctico

El entrenamiento funcional es aquel que incorpora a sus ejercicios los movimientos y gestos que tienen relación con la actividad para la que esa persona se está preparando. No existe un elenco concreto de gestos o movimientos, pues cada disciplina deportiva es diferente, pero todos los que se ejercitan de esta manera experimentarán algo en común: la variedad de rutinas es muy amplia, incluso si solo te estás ejercitando para mejorar tu condición física cotidiana, sin la vista puesta en un deporte concreto.

De esta manera, por poner un ejemplo, quienes recurran al entrenamiento funcional para mejorar su rendimiento en el running, pueden llevar a cabo algunos de estos ejercicios:

  • Trabajos específicos de cadenas musculares: a diferencia de lo que hacen muchos deportistas que ejercitan músculos independientes en el gimnasio, un runner debe entrenar los grupos de músculos que actúan a la vez en cada situación, como cuando se enfrenta a una fuerte pendiente ascendente (en el caso del cross).
  • Trabajos para el control postural: se debe analizar la postura corporal de nuestro cuerpo al correr y realizar rutinas para mejorar la estabilidad y equilibrio, potenciando la musculatura que actúa en ello.

Para llevar a cabo estas y otras rutinas, se pueden emplear muchos instrumentos diferentes. Por ejemplo, pesas, discos, balones de fitness, gomas elásticas o chalecos de peso. Uno de los sistemas de entrenamiento más difundidos en el mundo en la actualidad es el CrossFit, que combina ejercicios de diferentes deportes.

Beneficios del entrenamiento funcional

Desde una óptica más centrada en la salud, el entrenamiento funcional puede aportar múltiples beneficios, según los expertos. Por ejemplo, las cardiovasculares, gracias a la lógica pérdida de peso pero sobre todo al aumento en la capacidad aeróbica y del VO2 máx (Consumo máximo de oxigeno) .

Desde un punto de vista más deportivo, los beneficios son aún más variados. A las ya mencionadas mejoras en estabilidad y equilibrio, se suman otras como la prevención de lesiones o el desarrollo de la fuerza, algo clave cuando hay una competición a la vista (10 km, media maratón, etc.). Además, contribuye a mejorar la movilidad articular y la flexibilidad.

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment