Técnica de natación: los mejores consejos

Nadar es mucho más que mantenerse a flote. Para poder deslizarte sin esfuerzo por el agua, deberás conocer y dominar la técnica de natación. Aunque lo más adecuado es centrarse en un estilo concreto (crol, braza, espalda o mariposa) y perfeccionarlo, hay algunas claves comunes a todos los estilos que te ayudarán a sentar las bases de una buena técnica, si bien los ejemplos que se citan aquí hacen referencia al estilo crol, que es el más popular. Toma nota y trata de aplicarlos el próximo día que vayas a la piscina.

tecnica natacion

Movimientos elegantes y bien definidos

Aunque parezca una obviedad, cada usuario tiene una técnica de natación diferente, pero lo ideal es encontrar ese punto personal en el que tu cuerpo avance casi sin esfuerzo. Para ello, deberás ser capaz de individualizar los movimientos de brazos y piernas, trabajándolos y perfeccionándolos por separado. Por ejemplo, el estilo crol consta de desplazamiento fuera del agua, agarre, tirón y empuje en lo que respecta a los brazos, mientras que las piernas deben realizar un batido aleteado desde la cadera y no solo desde la rodilla. Para trabajar estos y otros movimientos corporales en cada estilo, resulta de gran ayuda el uso de ciertos complementos, como el pullbuoy o las aletas. Y por supuesto, también será conveniente practicar otros movimientos relacionados, como el salto de cabeza o los virajes.

Coordinación, clave en la técnica de natación

Una vez que se tienen dominados los movimientos de brazos y piernas en cada una de las fases, es importante llevarlos a la práctica con una buena coordinación. Se trata de algo que, como ocurre con la conducción de un coche, se convierte en natural con el paso del tiempo, a medida que se gana experiencia. Una coordinación que también ha de darse entre los brazos: mientras uno de ellos está realizando la fase de tirón, el otro debe mantenerse estirado para favorecer el deslizamiento.

Respiración, fundamental para mantener un ritmo constante

Dentro de la mencionada coordinación, es fundamental dominar la respiración, cuya acción se debe integrar acompasadamente dentro del resto de movimientos. Para coger aire, no habrá que sacar excesivamente la cabeza, aunque sí lo necesario como para aspirar por la boca una cantidad de aire que permita dar 3, 4 ó 5 brazadas, que es lo más habitual. Dicho aire se suelta por la nariz dentro del agua. Por otro lado, un movimiento adecuado de respiración evitará que el nadador pierda la posición corporal, que provocaría un hundimiento excesivo de la cintura y de las piernas.

Consejo externo para mejorar la técnica de natación

Por muy concentrado que estés, puede que no seas plenamente consciente de tus movimientos y de tus errores. De ahí lo aconsejable de recurrir a un monitor o a algún observador externo para que analice tu técnica de natación y te indique los errores que cometes, proponiendo ejercicios para superarlos.

Material adecuado para nadar

Para aprender a nadar correctamente, resultan muy útiles algunos accesorios de uso habitual en las piscinas cubiertas. A las mencionadas aletas y pullbuoy se pueden añadir otros artículos con el mismo objetivo, como tablas o manoplas. Mención especial merecen las gafas de nadar, que influyen en la técnica de natación pues permiten al nadador sentirse más a gusto en el agua, permitiéndole tener siempre abiertos los ojos, con plena visión.

Para adquirir unas gafas con óptima relación calidad-precio, solo tienes que visitar el catálogo de natación en Décimas, donde contamos con modelos para todos los gustos. También vendemos otros productos fundamentales para lanzarte a una piscina cubierta. Por ejemplo, bañadores, chanclas, toallas y gorros. ¡Mejora tu técnica de natación con estos consejos y confía en nuestra marca para equiparte!

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment