Trail running: aspectos a tener en cuenta

El trail running tiene ‘algo’ que engancha a quien lo practica. Pueden ser los bonitos paisajes por los que se desarrolla, el aire más limpio que se suele respirar, un terreno más amable para las articulaciones, el reto que supone la dificultad añadida del desnivel… O, simplemente, una mezcla de todo ello. Pero antes de ‘echarte al monte’ y empezar a practicar este deporte, hay una serie de cosas que deberías saber. En este post destacamos las seis que, a nuestro juicio, son las más importantes.

trail running

Zapatillas de trail running, imprescindibles

Lo fundamental del equipamiento de trail running es, por supuesto, el calzado. Y como ya sabrás, es diferente al que se debe utilizar por asfalto o ciudad. La gran diferencia radica en la suela, que ha de tener un dibujo con mayor relieve o taco, sobre todo si prevés entrenar en terrenos embarrados o húmedos. Eso te facilitará mayor agarre. Además, la suela suele ser más firme, con la intención de proteger la planta del pie ante posibles irregularidades, como piedras angulosas en el camino, raíces de plantas o elementos similares. En la web de Décimas encontrarás calzado clasificado para este deporte.

Ropa de trail running, más protectora

En el trail running, el corredor está más expuesto a los agentes meteorológicos. Por un lado, el frío, pues en zonas naturales las temperaturas suelen ser unos grados más bajas. Por otro, la lluvia, dado que hay menor posibilidad de resguardarse de ella. Y por último, el viento, que sopla sin obstáculos en la montaña y espacios abiertos. Por ello, la ropa que debes comprar ha tener un plus de protección en todos los sentidos, siendo más impermeable de lo habitual. También se agradecen los cuellos altos y las capuchas, que protegen la garganta y la cabeza del corredor. También encontrarás muchas propuestas en nuestra web.

Otros complementos útiles

Algunos complementos que también se usan en el running clásico cobran aquí aún mayor sentido. Por ejemplo, las gafas de sol, que frenan la radiación solar en estos ambientes y, además, protegen los ojos contra insectos, polvo, polen y otras partículas que se pueden encontrar suspendidas en el aire. Además, las mochilas con tubo para la hidratación son más habituales aquí, así como las orejeras o las bragas polares. No obstante, conviene con caer en el error de sobre abrigarse. De igual manera, algunos de estos accesorios están disponibles en nuestra tienda online, tanto para hombres como para mujeres.

Distancias totalmente diferentes

Cuando programes tu sesión de entrenamiento, cambia el chip en cuanto al kilometraje: en el trail running, las distancias son necesariamente más cortas, pues las cuestas empinadas castigan mucho más que los trazados planos de la ciudad. Por ello, también te recomendamos conocer el perfil altimétrico del recorrido, ya que te ayudará a dosificar energías durante la sesión.

El estiramiento, aún más importante

Estirar es un aspecto fundamental en el running, pero lo es más en su versión trail. Por un lado, porque la musculatura puede tardar más tiempo en coger su temperatura correcta, dado que los ambientes son más fríos. Y sobre todo, porque en las bajadas los músculos están más expuestos a impactos bruscos, aumentando el riesgo de ‘latigazos’ y lesiones.

Precaución si practicas trail running solo

Y por último, un consejo general de seguridad: es preferible salir en compañía de otro u otros corredores. Pero si lo haces solo, no te olvides un teléfono móvil con cobertura por si lo necesitas en caso de emergencia, sobre todo si tu recorrido te lleva por zonas abruptas por donde no pasan otras personas. Agua, barritas energéticas o una pequeña linterna pueden ser buenas ayudas en determinados momentos.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment